Los gitanos del mar

De visita en la isla tailandesa de Koh Lanta, topé con unos barracones descoloridos que ganaban terreno al agua sobre unas largos listones de madera. La guía decía que nos encontrábamos ante los llamados gitanos del mar, el pueblo que se salvó del tsunami de 2004. Este pueblo que no sabe leer escuchó las advertencias del océano y se refugió en las montañas de “la ola que se traga a la gente”, como ellos la llamaban. No fallaron.

Los moken y los bujau son nómadas del agua, no tienen nacionalidad ni domicilio fijo. Los gobiernos de Tailandia y Birmania han seagypsiesintentado integrarlos en su sociedad con poco éxito. A menudo viven a varios kilómetros de la tierra en barcas de madera y sufren el mal de tierra cuando atracan en un puerto para comprar arroz o reparar sus embarcaciones. Otros construyen sus cabañas sobre la playa sin perder de vista su punto de referencia. El mar les proporciona lo que necesitan, se alimentan de su flora y fauna que cazan con arpones rudimentarios. Tal es la influencia del océano en su día a día, que miden el paso del tiempo según las mareas. Son capaces de nadar durante 5 minutos y sus ojos enfocan mejor bajo el agua.

Ahora su supervivencia se ve amenazada. El crecimiento del turismo, los hoteles a pie de playa que se construyen donde antes vivían ellos y la sobreexplotación de los recursos naturales hace peligrar su continuidad. Sus armas de lucha son excasas en un pueblo que de costumbres anteriores a las leyes de estos países, que aún no entiende el concepto de propiedad privada.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s